10/9/17

Una verdadera amistad

  ... el alma de Jonatán quedó ligada con la de David, y lo amó Jonatán como a sí mismo. Jonatán se quitó el manto que llevaba y se lo dio a David. También le dio todo su uniforme, hasta su espada, su arco y su cinturón. 1 Samuel 18:4


Cuando David y Jonatán se encontraron, se hicieron amigos muy íntimos de inmediato. Su amistad es una de las más profundas e íntimas que ha registrado la Biblia porque ellos: (1) basaron su amistad en un compromiso con Dios, no sólo entre ellos; (2) no permitieron que nada se interpusiera entre ellos, ni su carrera ni los problemas familiares; (3) se unieron más cuando su amistad fue probada; y (4) pudieron permanecer amigos hasta el final. Jonatán, el príncipe de Israel, se dio cuenta más tarde de que David, y no él, sería rey (23.17). Pero eso no debilitó su amor por David. Jonatán prefería perder el trono de Israel que a su mejor amigo.

                                   Una verdadero amigo

Un amigo no ha regresado del campo de batalla Señor, solicito permiso para ir a buscarlo", dijo un soldado a su teniente.
 
"Permiso negado. " - Replicó el Oficial - "no quiero que arriesgue usted su vida por un hombre que probablemente ha muerto. "
 
El soldado haciendo caso omiso de la prohibición salio, y una hora mas tarde, regreso mortalmente herido, transportando el cadáver de su amigo.
 
El oficial estaba furioso:
-"¡Ya le dije yo que había muerto! Ahora he perdido a dos hombres, dígame, ¿valió la pena ir allá para traer un cadáver? "
 
Y el soldado moribundo respondió:
-" Claro que si señor!, Cuando lo encontré todavía estaba vivo, y pudo decirme: Amigo... estaba seguro que vendrías... "

UN AMIGO ES AQUEL QUE LLEGA CUANDO TODO EL MUNDO SE HA IDO.

¡Dios les bendiga!
Amén

30/10/16

Declaracion de Fe

IGLESIA PENTECOSTAL DE JESUCRISTO ROCA DESALVACIÓN

                           2720 South Cobb Dr, Smyrna   G,a 30080

                                                  Tel: (678) 984 8087

                                                irsalvacion@att.net




El Rev. Félix Ferrufino es un ministro ordenado por el concilio Internacional de Iglesia pentecostales de Jesucristo. Somos fundadores con mi esposa. Gladys Arely ferrufino del ministerio Pentecostal de Jesucristo Roca de salvación, en Atlanta, Georgia. En la ciudad de Smyrna.


Declaración de Fé





1. La inspiración de las Escrituras



Las Escrituras, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento, son verbalmente inspiradas por Dios y son la revelación de Dios para el hombre, la regla infalible y autoritaria de fe y conducta de la Iglesia de Jesucristo (2 Timoteo 3:15-17; 1 Tesalonicenses 2:13; 2 Pedro 1:21).




2. El único Dios verdadero



El único Dios verdadero se ha revelado como el eterno existente en sí mismo como el "YO SOY", Exo 3- 14 es el Creador del cielo y de la tierraGen:1: 1 y Redentor de la humanidad. Se ha revelado y encarnando atreves de su hijo Jesucristo   los principios de relación y asociación como el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo (Deuteronomio 6:4; Isaías 43:10,11; juan 3:16 Lucas 3:22).



LA DEIDAD ADORABLE


(a) Definición de vocablos
Los vocablos trinidad y personas, según se relacionan con la Deidad, aunque no se encuentran en la Biblia, son vocablos que están en armonía con ella, por lo tanto, podemos comunicar a los demás nuestro entendimiento inmediato de la doctrina de Cristo respecto al Ser de Dios, según se distingue de "muchos dioses y muchos señores". Por tanto podemos hablar debidamente del Señor nuestro Dios, que es un solo Señor, como una Trinidad o como un Ser de tres personas, sin apartarnos por ello de las enseñanzas bíblicas (como ejemplo, Mateo 28:19; 2 Corintios 13:14; Juan 14:16,17).

(b) Distinción y relación en la Deidad
Cristo enseñó una distinción de personas en la Deidad que expresó en términos específicos de relación, como Padre, Hijo y Espíritu Santo, pero que esta distinción y relación, en lo que a su forma se refiere es inescrutable e incomprensible, pues la Biblia no lo explica (Lucas 1:35; 1 Corintios 1:24; Mateo 11:25-27; 28:19; 2 Corintios 13:14; 1 Juan 1:3, 4).

(c) Unidad del Único Ser del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo
Por lo tanto, de la misma manera, hay eso en el Padre que lo constituye Padre y no Hijo; hay eso en el Hijo que lo constituye Hijo y no Padre; y hay eso en el Espíritu Santo que lo constituye Espíritu Santo y no Padre ni Hijo. Por lo que el Padre es el Engendrador; el Hijo es el Engendrado; y el Espíritu Santo es el que procede del Padre y del Hijo. Así que, por cuanto estas tres personas de la Deidad están en un estado de unidad, existe un solo Señor Dios Todopoderoso y tiene un solo nombre (Juan 1:18; 15:26; 17:11, 21; Zacarías 14:9).

(d) Identidad y cooperación en la Deidad
El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo no son idénticos en lo que respecta a persona; ni se les confunde en cuanto a relación; ni están divididos en cuanto a la Deidad; ni opuestos en cuanto a cooperación. El Hijo está en el Padre y el Padre está en el Hijo en cuanto a relación. El Hijo está con el Padre y el Padre está con el Hijo, en cuanto a confraternidad. El Padre no procede del Hijo, sino el Hijo procede del Padre, en lo que respecta a autoridad. El Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo, en cuanto a naturaleza, relación, cooperación y autoridad. Por tanto, ninguna de las personas de la Deidad existe ni opera separada o independientemente de las otras (Juan 5:17-30,32,37; 8:17,18).

(e) El título Señor Jesucristo
El título Señor Jesucristo es un nombre propio. En el Nuevo Testamento nunca se le aplica al Padre ni al Espíritu Santo. Por tanto, pertenece exclusivamente al Hijo de Dios (Romanos 1:1-3,7; 2 Juan 3).

(f) El Señor Jesucristo, Dios con nosotros
El Señor Jesucristo, en lo que respecta a su naturaleza divina y eterna, es el verdadero y unigénito Hijo del Padre, pero en lo que respecta a su naturaleza humana, es el verdadero Hijo del Hombre. Por lo tanto, se le reconoce como Dios y hombre; quien, por ser Dios y hombre, es "Emanuel", Dios con nosotros (Mateo 1:23; 1 Juan 4:2,10,14; Apocalipsis 1:13,17).

(g) El título Hijo de Dios
Siendo que el nombre Emanuel abarca lo divino y lo humano, en una sola persona, nuestro Señor Jesucristo, el título Hijo de Dios describe su debida deidad, y el título Hijo del Hombre su debida humanidad. De manera que el título Hijo de Dios pertenece al orden de la eternidad, y el título Hijo del Hombre al orden del tiempo (Mateo 1:21-23; 2 Juan 3; 1 Juan 3:8; hebreos 7:3; 1:1-13)

(h) Transgresión de la doctrina de Cristo
Por tanto, es una transgresión de la doctrina de Cristo decir que el Señor Jesús derivó el título de Hijo de Dios sólo del hecho de la encarnación, o por su relación con la economía de la redención. De modo que negar que el Padre es un Padre verdadero y eterno y que el Hijo es un Hijo verdadero y eterno es negar la distinción y relación en el Ser de Dios; una negación del Padre y del Hijo; y una substitución de la verdad de que Jesucristo fue hecho carne (2 Juan 9; Juan 1:1,2,14,18,29,49; 1 Juan 2:22,23; 4:1-5; Hebreos 12:2).

(i) Exaltación de Jesucristo como Señor
El Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo, después de limpiarnos del pecado con su sangre, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, sujetándose a El ángeles, principados, y potestades. Después de ser hecho Señor y Cristo, envió al Espíritu Santo para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla y confiese que Jesucristo es el Señor para la gloria de Dios el Padre hasta el fin, cuando el Hijo se sujete al Padre para que Dios sea todos en todo (Hebreos 1:3; 1 Pedro 3:22; Hechos 2:32-36; Romanos 14:11; 1 Corintios 15:24-28).

(j) Igual honor para el Padre y el Hijo
Siendo que el Padre ha dado al Hijo todo juicio, no es solo un deber de todos en el cielo y en la tierra postrarse ante El, sino que es un gozo inefable en el Espíritu Santo adscribir al Hijo todos los atributos de la deidad y rendirle todo el honor y la gloria contenidos en todos los nombres y títulos de la Deidad excepto los que denotan relación (ver los párrafos b, c y d), honrando así al Hijo como se honra al Padre (Juan 5:22,23; 1 Pedro 1:8; Apocalipsis 5:6-14; Filipenses 2:8,9; Apocalipsis 7:9,10; 4:8-11).

3. La Deidad del Señor Jesucristo

El Señor Jesucristo es el eterno Hijo de Dios. La Biblia declara:
(a) Su nacimiento virginal (Mateo 1:23; Lucas 1:31,35).
(b) Su vida sin pecado (hebreos 7:26; 1 Pedro 2:22).
(c) Sus milagros (Hechos 2:22; 10:38).
(d) Su obra vicaria en la cruz (1 Corintios 15:3; 2 Corintios 5:21).
(e) Su resurrección corporal de entre los muertos (Mateo 28:6; Lucas 24:39; 1 Corintios 15:4).
(f) Su exaltación a la diestra de Dios (Hechos 1:9, 11; 2:33; Filipenses 2:9-11; Hebreos 1:3).

4. La caída del hombre

El hombre fue creado bueno y justo; porque Dios dijo: "Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza". Sin embargo, el ser humano por su propia voluntad cayó en transgresión, incurriendo así no sólo la muerte física sino también la espiritual, que es la separación de Dios (Génesis 1:26, 27; 2:17; 3:6; Romanos 5:12-19).

5. La salvación del hombre

La única esperanza de redención para el hombre es a través de la sangre derramada de Jesucristo, el Hijo de Dios.
(a) Condiciones para la salvación. La salvación se recibe a través del arrepentimiento para con Dios y la fe en el Señor Jesucristo. El hombre se convierte en hijo y heredero de Dios según la esperanza de vida eterna por el lavamiento de la regeneración, la renovación del Espíritu Santo y la justificación por la gracia a través de la fe (Lucas 24:47; Juan 3:3; Romanos 10:13–15; Efesios 2:8; Tito 2:11; 3:5–7).
(b) Evidencias de la salvación. La evidencia interna de la salvación es el testimonio directo del Espíritu (Romanos 8:16). La evidencia externa ante todos los hombres es una vida de justicia y verdadera santidad (Efesios 4:24; Tito 2:12).

6. Las ordenanzas de la iglesia

(a) El bautismo en agua. Las Escrituras establecen la ordenanza del bautismo en agua por inmersión. Todos los que se arrepienten y creen en Cristo como Salvador y Señor deben ser bautizados. De esta manera declaran ante el mundo que han muerto con Cristo y que han sido resucitados con El para andar en nueva vida (Mateo 28:19; Marcos 16:16; Hechos 10:47, 48; Romanos 6:4).
(b) La santa comunión. La Cena del Señor, que consiste en la participación de las especies eucarísticas–el pan y el fruto de la vid–es el símbolo que expresa nuestra participación de la naturaleza divina de nuestro Señor Jesucristo (2 Pedro 1:4); un recordatorio de sus sufrimientos y su muerte (1 Corintios 11:26); y una profecía de su segunda venida (1 Corintios 11:26); y un mandato para todos los creyentes "¡hasta que él venga!

7. El bautismo en el Espíritu Santo

Todos los creyentes tienen el derecho de recibir y deben buscar fervientemente la promesa del Padre, el bautismo en el Espíritu Santo y fuego, según el mandato del Señor Jesucristo. Esta era la experiencia normal y común de toda la primera iglesia cristiana. Con el bautismo viene una investidura de poder para la vida y el servicio y la concesión de los dones espirituales y su uso en el ministerio (Lucas 24:49; Hechos 1:4, 8; 1 Corintios 12:1–31). Esta experiencia es distinta a la del nuevo nacimiento y subsecuente a ella (Hechos 8:12–17; 10:44–46; 11:14–16; 15:7–9). Con el bautismo en el Espíritu Santo el creyente recibe experiencias como la de ser lleno del Espíritu (Juan 7:37–39; Hechos 4:8), una reverencia más profunda para Dios (Hechos 2:43; hebreos 12:28), una consagración más intensa a Dios y dedicación a su obra (Hechos 2:42) y un amor más activo para Cristo, para su Palabra y para los perdidos (Marcos 16:20).

8. La evidencia física inicial del bautismo en el Espíritu Santo

El bautismo de los creyentes en el Espíritu Santo se evidencia con la señal física inicial de hablar en otras lenguas como el Espíritu los dirija (Hechos 2:4). El hablar en lenguas en este caso es esencialmente lo mismo que el don de lenguas (1 Corintios 12:4–10, 28), pero es diferente en propósito y uso.

9. La santificación

La santificación es un acto de separación de todo lo malo, y de dedicación a Dios (Romanos 12:1, 2; 1 Tesalonicenses 5:23; hebreos 13:12). La Biblia prescribe una vida de "santidad sin la cual nadie verá al Señor" (hebreos 12:14). Por el poder del Espíritu Santo podemos obedecer el mandato que dice: "Sed santos porque yo soy santo" (1 Pedro 1:15, 16).
La santificación se efectúa en el creyente cuando este reconoce su identidad con Cristo en su muerte y su resurrección, y por fe se propone vivir cada día en esta unión con Cristo, y somete todas sus facultades al dominio del Espíritu Santo (Romanos 6:1–11, 13; 8:1, 2, 13; Gálatas 2:20; Filipenses 2:12, 13; 1 Pedro 1:5).

10. La Iglesia y su misión

La Iglesia es el cuerpo de Cristo, la morada de Dios por el Espíritu Santo, con el encargo divino de llevar a cabo su gran comisión. Todo creyente, nacido del Espíritu Santo, es parte integral de la asamblea general e iglesia de los primogénitos, que están inscritos en los cielos (Efesios 1:22, 23; 2:22; Hebreos 12:23).
Siendo que el propósito de Dios en relación con el hombre es buscar y salvar lo que se había perdido, ser adorado por el ser humano y edificar un cuerpo de creyentes a la imagen de su Hijo, la principal razón de ser de las Asambleas de Dios como parte de la Iglesia es:
(a) Ser una agencia de Dios para la evangelización del mundo (Hechos 1:8; Mateo 28:19, 20; Marcos 16:15, 16).
(b) Ser un cuerpo corporativo en el que el hombre pueda adorar a Dios (1 Corintios 12:13).
(c) Ser un canal para el propósito de Dios de edificar a un cuerpo de santos siendo perfeccionados a la imagen de su Hijo (Efesios 4:11–16; 1 Corintios 12:28; 14:12).
Las Asambleas de Dios existe expresamente para dar continuo énfasis a esta razón de ser según el modelo apostólico del Nuevo Testamento enseñando a los creyentes y alentándolos a que sean bautizados en el Espíritu Santo. Esta experiencia:
a. Los capacita para evangelizar en el poder del Espíritu con señales y milagros (Marcos 16:15–20; Hechos 4:29–31; Hebreos 2:3, 4).
b. Agrega una dimensión necesaria a la adoración y a la relación con Dios (1 Corintios 2:10–16; 1 Corintios 12–14)
c. Los capacita para responder a la plena manifestación del Espíritu Santo en la expresión de frutos, dones y ministerios como en los tiempos del Nuevo Testamento para la edificación del cuerpo de Cristo (Gálatas 5:22–26; 1 Corintios 14:12; Efesios 4:11, 12; 1 Corintios 12:28; Colosenses 1:29).

11. El ministerio

Nuestro Señor ha provisto un ministerio divinamente llamado y ordenado con el triple propósito de dirigir a la iglesia en: (1) la evangelización del mundo (Marcos 16:15–20), (2) la adoración a Dios (Juan 4:23, 24) y (3) la edificación de un cuerpo de santos, para perfeccionarlos a la imagen de su Hijo (Efesios 4:11, 16).

12. Sanidad divina

La sanidad divina es una parte integral del evangelio. La liberación de la enfermedad ha sido provista en la expiación y es el privilegio de todos los creyentes (Isaías 53:4, 5; Mateo 8:16, 17; Santiago 5:14–16).

13. La esperanza bienaventurada

La resurrección de los que han muerto en Cristo y su arrebatamiento junto con los que estén vivos cuando sea la venida del Señor es la esperanza inminente y bienaventurada de la Iglesia (1 Tesalonicenses 4:16, 17; Romanos 8:23; Tito 2:13; 1 Corintios 15:51, 52).

14. El reino milenario de Cristo

La segunda venida de Cristo incluye el rapto de los santos, que es nuestra esperanza bienaventurada, seguido por el regreso visible de Cristo con sus santos para reinar sobre la tierra por mil años (Zacarías 14:5; Mateo 24:27–30; Apocalipsis 1:7; 19:11–14; 20:1–6). Este reino milenario traerá la salvación de Israel como nación (Ezequiel 37:21, 22; Sofonías 3:19,20; Romanos 11:26,27) y el establecimiento de una paz universal (Isaías 11:6–9; Salmo 72:3–8; Miqueas 4:3, 4).

15. El juicio final

Habrá un juicio final en el que los pecadores muertos serán resucitados y juzgados según sus obras. Todo aquel cuyo nombre no se halle en el Libro de la Vida, será confinado a sufrir castigo eterno en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda, junto con el diablo y sus ángeles, la bestia y el falso profeta (Mateo 25:46; Marcos 9:43–48; Apocalipsis 19:20; 20:11–15; 21:8).

16. Los cielos nuevos y la tierra nueva

"Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia" (2 Pedro 3:13; Apocalipsis 21:22).







Quienes Somos

El ministerio Iglesia pentecostal Roca de Salvacion,Inc. es una organización no lucrativa que fue fundada por el Pastor Rev:  Felix Ferrufino. en el año 2001.fuimos ordenados como monistro por el concilio Internacional de Iglesias pentecostales de Jesucristo. bajo la dirección como Obispo el Rev: Dor, Kittim Silva Bermúdez,    Nuestro ministerio es uno de los ministerios que ha permanecido y crecido por su compromiso con Dios en la predicación de las buenas nuevas del evangelio de Jesucristo. El ministerio pentecostal de Jesucristo es una Iglesia comprometida con Dios de carácter firme de visión y proyección en el crecimiento y Salvacion de las almas es una Iglesia que sea destacado y identificado con nuestra comunidad, con seriedad y respeto. Hemos sido testigos de los milagros de Dios y de la restauración y Salvacion de muchas familias, matrimonios y Jóvenes que han sido rescatados de la vanidad del pecado para el reino de Jesucristo a él sea la gloria por los siglos Amen  

Quien es el pastor: Rev. Felix ferrufino

 

El pastor Rev. Felix Ferrufino es un ministro del evangelio de Jesucristo que des de su temprana edad es decir desde los 14 años asido un siervo de Jesucristo. El pastor Felix Ferrufino es de nacionalidad salvadoreña donde fueron nuestro primeros pasos y entrenamiento en el evangelio bajo el concilio de la Iglesia de Dios en los años 1990 desde muy Joven Dios puso esa pasión por conocerle, conocer su palabra y predicarla en muchos pueblos de nuestro país usando el método de los campos blancos que conocemos como misiones, en el año 1996 llegamos al norte de carolina a la ciudad de Burlington en el 1997 se inició una misión en esa suida donde nació la Iglesia aposento alto. Donde fue una bendición servir al señor allí por tres años.

Estando allí sirviendo al señor con toda dedicación con el pastor Rev. Rudy campos. Tuvimos una invitación a predicar a una Iglesia a un na ciudad al sur de Georgia. Llamado cordeles. Y decidimos pasas por Smyrna Georgia. Para ver a Dos hermanos que estaban en esta ciudad de nuestra misma Iglesia en el salvador. Dios puso en nuestro corazón venir y hacer un culto con nuestros hermanos. Donde se reconciliaron otros dos. En ese viaje misionero y aquello que solamente era un simple viaje se convirtió en una misión donde estuvimos viajando por seis meses cada fin de semana desde norte carolina para tener el servicio con las primeras cuatro almas que Dios avía ya restaurado. Por la distancia no era problema estábamos acostumbrado a caminar hasta Dos tres y seis horas en los viajes misioneros en el Salvador y aquí en estados unidos encaro era una bendición. Des pues de seis meses tuvimos que movernos a Atlanta para atender mejor la obra i así fue como nació el ministerio Iglesia pentecostal Roca de Salvacion.inc en el 2001







Carta a Dios

Hoy, YO DIOS, estaré manejando todos tus problemas. Por favor recuerda que no necesito tu ayuda. Si te enfrentas a una situaciónIMG_1703 que no puedes manejar, no intentes resolverla. Te pido amablemente que la coloques en la bandeja

“Algo que sólo Dios puede hacer”. Me encargaré del asunto en Mi tiempo, no en el tuyo. Una vez que hayas depositado tu problema en dicha bandeja no te aferres más a él o pretendas retirarlo de allí. El aferrarte o retirar tu problema, sólo hará que se retrase la solución del mismo. Si fuese una situación que tú consideres puedes manejar por ti mismo; te pido no obstante, que por favor lo consultes conmigo en oración, para que puedas asegurarte de que tomarás la decisión adecuada. Debido a que yo no duermo nunca ni me adormezco jamás.

No hay razón por la cual tengas que perder tu sueño en la madrugada a causa de las preocupaciones. . . . Descansa en Mí.

Si deseas contactarme, estoy a la distancia de una oración. Además considera lo siguiente: Sé feliz con lo que tienes.

Si encuentras difícil el dormir por las noches, recuerda a las familias desamparadas que no tienen un lecho dónde dormir.Si te encuentras atorado en el tráfico, no desesperes. Hay gente en este mundo para quienes tan solo manejar es un privilegio.

¿Has tenido un mal día en el trabajo? Piensa en aquellos que están por años sin poder conseguir uno.

¿Estás descorazonado(a) por una relación sentimental deteriorada? Piensa en aquellos que no saben lo que es amar y que jamás han sido amados.

¿Te entristeces porque se termina el fin de semana? Piensa en la mujer con vestidos raídos, que trabaja 18 horas al día lavando ropa ajena, a fin de alimentar a sus hijos.

¿Se dañó tu vehículo en medio de la carretera y lejos de toda ayuda posible?. Piensa en los parapléjicos que con el mayor gusto tomarían tu lugar por caminar la distancia.

Has notado que te aparecen nuevas canas?. Piensa en los enfermos de cáncer bajo quimioterapia, que desearían tener tu cabello.

¿Has llegado a los 40 y te has enfrentado a una terrible pérdida y te preguntas: ¿Cuál es el propósito de esta prueba?. . . . .Sé agradecido. Existieron muchos que no vivieron hasta esa edad para averiguarlo.

¿Te encuentras en un momento de la vida con que eres objeto de la amargura, ignorancia, pequeñez o envidia de la gente? Recuerda, las cosas podrían ser peores. Tú podrías ser uno de ellos.

¿Sientes que no ayudas a los demás como quisieses? Parte de la solución está en tus manos; envíales este carta, podrías sin quererlo iluminar el día de alguien más.

¿Sientes que no tienes un amigo? “Recuerda que uno te está enviando este mensaje”. La oración es uno de los dones que Dios nos ha dado. No cuesta nada y nos concede cantidad de premios.

Sigamos orando uno por el otro.

¡Dios les bendiga!
Amén

“PODEMOS CRECER POR NUESTRAS PREGUNTAS TANTO COMO POR NUESTRAS RESPUESTAS”

Haquí algunas preguntas importantes que nos debemos hacer:

1. ¿Qué decisión tomaría si supiera que no fallaría?
2. ¿Qué debo eliminar de mi vida que me impide alcanzar todo mi potencial?
3. ¿Estoy en la senda de algo absolutamente maravilloso, o de algo absolutamente mediocre?
4. Si todos en los Estados Unidos de América estuvieran en mi nivel de espiritualidad, ¿habría un avivamiento en la tierra?
5. ¿Sabe el diablo quién soy?
6. ¿Estoy huyendo de algo, o corriendo hacia algo?
7. ¿Qué puedo hacer para usar mejor mi tiempo?
8. ¿Reconocería a Jesús si lo encontrara en la calle?
9. ¿A quién debo perdonar?
10. ¿Cuál es mi pasaje favorito de la Biblia para mí mismo, para mi familia y para mi carrera?
11. ¿Qué cosa imposible creo y planifico?
12. ¿Cuál es mi pensamiento más predominante?
13. ¿Hay algo que anteriormente me haya comprometido a hacer, y que haya abandonado?
14. ¿Qué hace que las personas que más respeto ganen mi consideración?
15. ¿Qué haría en mi situación una persona verdaderamente creativa?
16. ¿Qué influencias externas me están haciendo mejor o peor?
17. ¿Puedo guiar a alguien hacia Cristo?
18. ¿En qué áreas debo mejorar en términos de desarrollo personal?
19. ¿Qué dones, talentos o cualidades tengo?
20. ¿Qué puedo hacer por alguien que no tiene la oportunidad de retribuirme?”

Contacto

La Biblia nos habla de varias clases o tipos de oración. Una de las oraciones más poderosas es: La Oración de Acuerdo. El Señor Jesús dijo: “Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que esta en los cielos”. Al escribir tu petición de oración en la forma que se encuentra en esta página, recuerda que estamos entrando en un acuerdo de fe espiritual que traerá grandes resultados a tu vida. Mateo 18:19.

Si deseas hablar con alguien que ore por tu situación particular, puedes también comunicarte con nosotros vía telefónica.
Iglesia Pentecostal Roca de Salvación
2720 south cobb Dr Smyrna Georgia 30080
irsalvacion@att.net
Teléfono 678)984 8087

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

Musica y Videos


MusicPlaylistRingtones
Create a playlist at MixPod.com



VIDEOS